Salvador

Salvador de Bahía es una de las principales ciudades de Brasil.

Hay quienes buscan la felicidad, y otros que la crean viajando…

Es uno de los principales centros culturales del Brasil, existe una mezcla de tradiciones las cuales se ven reflejadas en su gastronomía, folclore y en su producción artesanal.

Y es que el espíritu festivo es la marca de identidad de esta ciudad tan llena de contrastes. Además de la capital del Estado de Bahía, Salvador es considerada la capital brasileña de la alegría. Su gente es sencilla y amistosa, en cada esquina hay música y baile a cualquier hora del día y el color de las tradiciones (mezcla de culturas africanas, indígenas y europeas) se vive intensamente en rituales que son una fiesta. Arte y artesanías ancestrales, sincretismo religioso, ritmos étnicos, capoeiras y casonas e iglesias centenarias hacen de Salvador un verdadero museo viviente, con el marco increíble de la costa tropical nordestina.

Qué ver en Salvador de Bahía:

  • Un paseo por el Pelourinho: declarado Patrimonio de la Humanidad por UNESCO, además de constituir el mayor conjunto de construcciones coloniales de América Latina, integrado por más de un millar de mansiones, casas, palacios, conventos e iglesias, en estilo barroco, de los siglos XVI y XVII.
  • Circuito de iglesias: , con más de 350 edificaciones, construidas en variados estilos.
  • Un tour gastronómico: La gastronomía tiene carácter propio. Mezcla de sabores autóctonos del territorio pre-colonial, tradiciones europeas y, principalmente, influencias de los esclavos africanos, la cocina de Salvador se saborea (y se respira) en playas y calles, pero también en sofisticados restaurantes. Imposible resistirse ante los sabores intensos de los mariscos, el coco y las especias, con el aceite de dendê (herencia directa de África) como ingrediente protagónico.
  • Jornadas de playa: 50 kilómetros de playas turquesas y arena blanca, con muy diversas opciones para pasar el día tomando sol, nadando o haciendo deportes acuáticos.
  • El carnaval de Bahía: Si te gustan las fiestas interminables y desefrenadas, no pierdas la chance de viajar a Salvador durante el Carnaval. La gente no mira el desfile de carnaval, sino que lo vive y lo hace.
  • Ecoturismo: En Salvador las bellezas naturales se preservan tan bien como las históricas. Si te gusta el ecoturismo y la aventura, encontrarás muchas actividades ecológicas muy cerca del centro de la ciudad.

Clima: Salvador tiene un clima tropical cálido, con un nivel de humedad relativamente alto durante el año. Sin embargo, la ciudad no sufre temperaturas extremas debido a la proximidad del océano y los vientos que soplan desde él. Marzo es el mes más caluroso, con máximas de 30º C y mínimas de 24º C. Julio experimenta las temperaturas más suaves, con máximas de 26º C y mínimas de 19º C.

Flora y fauna: Salvador se encuentra en una región de bosques tropicales. Las selvas de Salvador de Bahía se caracterizan por altos niveles de precipitación. Como resultado del clima de la región, Salvador y la región circundante posee una diversa selección de plantas tropicales.
Con casi 950 tipos distintos de aves, existen muchas especies únicas como el paujil piquirrojo, el pato serrucho brasileño y numerosas especies de loros amenazados. Este punto caliente es también el hogar de 20.000 tipos diferentes de árboles, la mitad de los cuales no se encuentran en ninguna otra parte.

Salvador de Bahía en Pinterest

Viajá a Salvador de Bahía > ver paquetes